¿Eres de la que dejas que las revistas guíen el cómo deber ser tu cuerpo para estar en una playa?

¿Eres de las personas que te preocupas por lo que vas a ponerte en tus próximas vacaciones o buscas la forma más rápida de mejorar tu aspecto antes de subirte a ese avión?

Ahora te pregunto ¿No estás cansada de tener esta batalla mental cada vez que sales de vacaciones, principalmente en esas épocas de verano?

Hace poco tuve una conversación con dos chicos en el gimnasio el otro día que se estaban quejando de que sus esposas estaban “insistiendo” (sus palabras) acerca de unirse al gimnasio y seguir una dieta de choque para obtener ese esquivo “cuerpo de bikini” para salir de vacaciones a la playa.

Sus palabras resonaron en mi mente mientras luchaba con mi última rutina de ejercicios y cuando terminé mi entrenamiento, me sentí muy enojado.

No con los chicos y con lo que dijeron sobre sus esposas, sino con la forma en que la sociedad y las básculas digitales que solemos tener el baño hacen que las mujeres se sientan mal en esta época del año, todos los años.

La preocupación de lo que la sociedad dirá sobre sus cuerpos estaba afectando la forma en que estas damas, junto con miles de personas, se sienten durante el período previo a sus vacaciones.

Este temor estaba poniendo un freno a su emoción, cuando lo único en lo que deberían estar pensando es en la satisfacción de convertir esa respuesta en “… listo, fuera de la oficina (o del hogar), empacar maletas y a llegar al aeropuerto a tiempo”.

En lugar de eso, los días previos a sus vacaciones están llenos de preocupaciones sobre el tamaño y la forma de sus cuerpos, la palidez de su piel, la celulitis y cuánta carne socialmente aceptable revelar en una playa llena de extraños.

En general, a los hombres no les importa nada de esta basura cuando llegan a la playa y son mucho más felices y relajados, así que ¿por qué a las mujeres les importa tanto?

La razón se reduce a una muy simple respuesta: la sociedad nos dice qué deberíamos ser, tener y hacer.

Es terrible observar e incluso observarse cuando vemos una mujer obesa en la playa luciendo un bikini. En primer lugar es algo que no debería importarnos en lo absoluto, sin embargo, solemos hacer comentarios de juicio ¿cierto?

¿En contra parte, has observado o te has observado en tus comentarios cuando vez a un hombre obeso en la playa?

En este segundo caso, te puedo asegurar que prácticamente te es indiferente hacer cualquier comentario al respecto… ¿o me equivoco?

Esto ciertamente está muy relacionado con la “permisiva” que otorga la sociedad con respecto a “cuánta carne debes o no mostrar” de acuerdo a tu peso… cosa que en lo personal es muy absurdo, cruel y sexista.

Las mujeres compran revistas que señalan brutalmente qué partes de sus cuerpos necesitan arreglar con una crema particular, una “corrección” quirúrgica, una dieta “avanzada” o un entrenamiento “específico”.

Solo hay que revisar las revistas que se publican previas a los meses de verano, sus páginas están sofocadas con “consejos y sugerencias” sobre cómo crear un juego detrás para parecerse a una celebridad de Instagram de la que nunca había oído hablar.

Algo siempre aparecerá como demasiado flácido, demasiado flaco, con demasiados hoyuelos, demasiado natural o no lo suficientemente suave, no lo suficientemente definido, no lo suficientemente aerógrafo, simplemente no lo suficientemente “perfecto”.

Abrazando estas nociones de “problemas” del cuerpo, las mujeres que se sienten “señaladas” se dirigen a la tienda de belleza más cercana para gastar más dinero en todos los productos que dicen (¡por las mismas revistas!), los cuales resolverán los problemas que probablemente no sabían que tenían hasta que las leen .

Pienso que si viviéramos en una sociedad sin anuncios de televisión y sin revistas, probablemente ni siquiera sabríamos que existe la celulitis.

Creo que por lo único que estaría a favor de bajar y cuidar nuestro peso es sencillamente para cuidar nuestra salud, de ahí en fuera… nuestro cuerpo, femenino y masculino es perfecto tal cual ¿tu qué opinas?

Ideas para cuidarse entre vecinos

Hace algunos meses la calle donde vivo comenzó a ser invadida por jóvenes que sólo iban a las esquinas a tomar alcohol y algunas casas sufrieron de robos, por lo que todo se conectaba que los chicos que se reunían a embriagarse, en realidad podrían haber sido quienes daban el llamado a sus cómplices para avisarles qué casa estaba vacía o en cuál habían personas indefensas. Y así sucedieron una serie de robos a casa habitación y por más que llamamos a la policía no lograban evitarlos, por eso decidimos hacer juntas vecinales para proponer soluciones ante la inseguridad en la que vivíamos.

Llegamos a la conclusión de que si no nos cuidábamos entre nosotros, nadie lo haría, por lo que hacía falta confiar en cada uno de nosotros para que todo lo que hiciéramos tuviera un impacto positivo. La primera acción que tomamos fue colocar un par de cámaras en la casa de una de las vecinas, quien sería la encargada de revisar los videos cuando sea necesario. Elegimos su casa porque está justo en medio de la calle principal y los aparatos tenían el alcance suficiente para darnos buenas vistas de varias cuadras hacia arriba y hacia abajo.

Pero para complementar esta idea hacía falta un método para comunicarnos cuando necesitáramos ayuda o quisiéramos espantar a alguien que sólo estuviera merodeando por los hogares. Así que establecimos alarmas, las cuales son activadas cuando apretamos uno de los botones de los controles que nos dieron por familia. De dos a tres controles tenían en cada casa y los cuales se podían dejar en el hogar o cargarlos como si fuera un llavero. Un botón es verde y hace sonar de forma leve la alarma y otro es rojo para darle mayor intensidad. Así que en cuanto sonara nos asomaríamos por las cortinas de las ventanas o por la puerta principal a la calle y avisaríamos lo que estuviera pasando en un grupo de vecinos que tenemos.

Esto ha funcionado de gran forma, ya que cuando hay jóvenes que nunca habíamos visto por la colonia, apretamos la alarma y algunos se espantan y se van, pero los que deciden quedarse, a veces son interrogados por una patrulla que al escuchar la alarma decidió acercarse para saber lo que estaba sucediendo. Sin embargo, tiene sus partes negativas esta alarma, pues si hay niños en casa y se deja a su alcance el control, puede haber falsas alarmas, lo que sólo espanta a los vecinos, sobre todo a aquellos que son de la tercera edad.

Es turno de que en tu colonia se pongan de acuerdo en las medidas de seguridad que pueden poner en práctica por si la policía no hace nada ante la ola de inseguridad que pudieran estar viviendo. Como dijimos en una de nuestras pláticas, si nosotros no nos cuidamos como buenos vecinos y esperamos a la policía, será muy tarde y los ladrones se acostumbraran a vernos como presas fáciles y no cesarán en sus actos vandálicos  y seguirán entrando a sus casas para robarse las pertenencias que con tanto trabajo se han hecho.

Las Tres Fases

Hace unos días viaje en un jet privado con una de las estrellas mas grandes de la UFC  con quien tuve una larga conversación acerca del mundo en el octágono y del mundo de las artes marciales mixtas en general, una conversación que me fue muy placentera ya que estos son temas que me interesan mucho.

Las artes marciales mixtas están siendo practicada con mas intensidad que en ningún otro momento en la historia creando un deporte sumamente completo donde cada arte marcial es compatible con las otras y no como solía hacerse que una arte marcial era solamente compatible con si misma.

Las artes marciales independientes e integras siempre he dicho que son excelentes como lo que son, un arte  con elementos marciales, artes que fomentan orden y disciplina en los planos físicos, psicológicos, mentales e inclusive espirituales que proveen con increíbles resultados ya que crea hombres y mujeres de honor y respeto. Este estricto código lo podemos ver al entrar a un a cualquier Dojo donde una persona no puede insultar, o hablar con groserías.

Sin embargo, estas artes marciales por lo general son totalmente neutralizadas al encontrarse con otra o peor aun con un estilo libre de combate donde no hay reglas, por esta razón nunca se debe de esperar que una arte marcial pueda ser muy efectiva al momento de encontrarse en una pelea real.

Por el otro lado, las artes marciales mixtas son capaces de neutralizar y acabar con cualquier oponente en cualquier situación de combate justo, lo que significa que las artes marciales mixtas y su dominio aseguran la capacidad de auto- densa verdadera en contra de un enemigo en la calle.

Para poder ser un buen practicante de artes marciales mixtas, es necesario dominar las tres fases de una pelea o confrontación física. Las  fases son las siguientes:

-Impacto- 

 El impacto en una pelea esta compuesto de los golpes que se intercambian con los puños  tal y como se hace en el boxeo. Esta fase esta diseñada para impactar el abdomen; riñón; hígado; y sobretodo rostro de nuestro oponente. El objetivo de esta fase es ablandar las defensas o causar un KO ya acabar con la pelea. Los golpes mas útiles en esta fase son el jab; ganchos laterales, inferiores y superiores – es decir hacia el los órganos, hacia el rostro o hacia la barbilla –  y los péndulos.

 

-Cerrando la Distancia-    

Esto es vital  en el caso de pelear contra un oponente mas alto y con mayor alcance, ya que es precisamente ese alcance el que, si no lo evitamos, nos hará perder la pelea. El acortar la distancia se consigue mediante entrar por debajo de los golpes para abrazar la cintura del oponente, para cargarlo y usar su propio peso para impactarlo violentamente contra el suelo.

-El Piso-

Los oponentes más peligrosos son los que saben manejar bien la pelea en el piso, ya que al hacer esto se puede neutralizar por completo la defensa contraria –sus brazos- y tener el rostro a nuestra merced para impactarlo con puños, codos o cabeza. Esta fase también es excelsa para estrangular.

Movilización hacia Oriente

Hoy en la mañana, estaba viendo noticieros de la televisión rusa, donde salió una nota sobre el destacamento de un cuerpo armado de la zona militar tres rusa –zona siberiana- que llego a los límites de Manchuria –frontera rusa con el norte de China- donde se colocaron baterías y sistemas anti-aéreos y barricadas artilleras con los sistemas de fuego repetido más sofisticado del momento. Estas baterías y sistemas estaban complementadas con lo que parecía ser un gran número de las brigadas pertenecientes al ejército ruso del ártico basado en el norte de Siberia. Esto en respuesta al arribo de nuevas fuerzas  norteamericanas a las costas y tierras de Corea del Sur- sabemos de la localización de las tropas por los señalamientos viales de la zona-.

Escuche también una nota similar en CNN donde se condenaba a este movimiento masivo de tropas y equipo pesado como un movimiento agresivo ruso para con la coalición occidental compuesta predominantemente por las fuerzas norteamericanas, lo que me dice una vez más que ese canal de noticias es uno comprado y sobornado para decir noticias falsas y para interpretar de manera errónea los acontecimientos del mundo.

La razón por la cual los rusos han movilizado una parte de uno de sus ejércitos hacia las fronteras orientales con China y Corea del Norte se debe al inminente peligro que representa un movimiento agresivo norteamericano en contra de la nación comunista, particularmente cuando se está hablando de utilizar por primera vez, desde las bombas atómicas en Japón, armamento nuclear.

Imaginemos que la situación en la península de Corea llega a su peor punto y se produce una guerra escalando esta rápidamente – debido a las altas pérdidas iniciales- a niveles nucleares para evitar la prolongación del conflicto. Si esto sucede, es más que obvio que misiles nucleares norteamericanos impactaran a Pyongyang  cuyo efecto será monstruoso en todos los sentidos causando síntomas secundarios después de las  explosiones como destrucción masiva y la contaminación del aire con radiación. Cuando esto sucede a tu país vecino –como lo es Corea del Norte de Rusia-hay una gran probabilidad de que este aire contaminado llegue a alguna parte de tu país, infectando y matando a muchos de tus ciudadanos. Este es el más ligeros de los casos.

Existe, además del caso ya mencionado, una posible situación aún peor,  fundada en principios reales. Esta es una falta de precisión por parte de los norteamericanos impactando a tierra rusa con un misil nuclear, algo que sería absolutamente catastrófico ya que cada uno de estos misiles, es como mínimo de cien a mil veces más potente que la bomba atómica.

Por esta razón es que los rusos movilizan sus baterías anti-aéreas y sistemas anti-balísticos a la zona, con el objetivo de interceptar cualquier proyectil volando, aunque por accidente, a territorio ruso para evitar una catástrofe mayúscula, mientras que las tropas se encuentran ahí para evitar que refugiados norcoreanos crucen la frontera en un caso extremo ya que estos traerían consigo altos niveles de radiación contagiarle.

Ayuda a tus hijos a compartir un dormitorio tranquilamente

Compartir una habitación, ya sea por elección o por necesidad, puede ser una oportunidad para que los hermanos se unan y aprendan lecciones importantes de la vida sobre la cooperación.

Para muchos padres, la verdadera preocupación es si sus hijos cohabitantes van a dormir bien. Aquí hay algunos consejos para aprovechar al máximo el espacio para dormir de tus hijos después de que se apaguen las luces.

Respetar las necesidades de dormir de cada niño

Compartir una habitación no tiene que significar compartir la misma hora para acostarse. Aquí la clave es el crear una rutina nocturna especial que le permita a cada niño irse a dormir que mejor se adapte a sus necesidades individuales de sueño.

Esto puede significar poner al bebé a la cama antes de poner a un niño mayor en pijama y leer libros en la cama de mamá y papá. O, puede llegar un momento en que el bebé, que todavía toma siestas, se queda a dormir más tarde.

Extender las transiciones

Un niño mayor puede compartir una habitación con un bebé y muchos lo hacen. Pero considera la celebración de unos meses para tu primer hijo en donde primero se adapte a ser un gran hermano antes de que él o ella se adapte al tema de ser un compañero de cuarto también.

Eso le da tiempo para hablar sobre su papel, mientras que también espera hasta que el bebé empieza a dormir durante largos períodos de tiempo donde lo ideal son de cinco o seis horas.

Hasta entonces, es posible que el bebé duerma en tu habitación, lo que se recomienda durante los primeros seis meses o más para reducir el riesgo de SMSL.

Una vez que ambos compartan el mismo cuarto, lo ideal es que cada uno tenga su propio espacio, esto es, su cama propia y adecuada a su edad al igual que un colchón adecuado.

Nosotros tenemos venta de sofá camas ideales para ti y tu familia, visítanos para ayudarte en este proceso.

Prepara a tu hijo mayor

Habla acerca del hecho de que es probable que el bebé se despierte y llore durante la noche y que mamá o papá vienen a darle de comer o cambiar su pañal.

Cuando tu hijo sabe qué esperar, es menos probable que se sorprenda. Incluso tu puede ser sorprenderte por la capacidad de dormir de tu hijo ante cualquier movimiento en la habitación.

Establece algunas reglas básicas

Si cada noche se está convirtiendo en una fiesta de sueño en donde las risas y la plática sucede con regularidad, establece entonces límites.

Podrías decir, “No hablar una vez que las luces están apagadas”, o permitir 10 minutos de charla para pasar después a un tiempo de silencio.

Si un niño es un madrugador, enséñale a que se deslice en silencio cuando se levante por la mañana sin despertar a su hermano.

Abraza el ruido blanco

“Mamá, ¡está respirando demasiado fuerte!” ¿Te suena familiar? Un ventilador, un purificador de aire o una máquina de ruido blanco dedicada pueden ayudar a amortiguar ruidos para que todos duerman sin interrupciones que se pueden evitar.

Preparar un plan B

Planea con anticipación cómo vas a manejar las cosas tales como una pelea, una dentición o una enfermedad nocturna.

Tu y tu pareja pueden necesitar cambiar su propio sueño, pero traten de aislar a los hermanos que comparten la habitación de la interrupción.

Para los bebés, un patio de juego portátil en otra habitación puede ser una solución para un sueño ad hoc. Para los niños más grandes, un saco de dormir en la sala de estar o un colchón de aire puede proporcionar la separación cuando sea necesario.

El Peleador

Hace un par de semanas tuve la oportunidad de estar en Las Vegas Nevadas para ver la pelea de Saúl el Canelo Álvarez contra el campeón kazako Genari Golovkin, un extraordinario peleador que jamás ha perdido ninguna de sus 37 peleas profesionales ni ninguna tampoco de sus 200 peleas amateur, una pelea que fue verdaderamente un espectáculo y un choque de trenes entre dos grandes campeones, cuyo resultado fue el empate; unos diciendo que Golvkin merecía la victoria, mientras que muchísimos otros decían que la pelea fue de Canelo.

Mi asiento, o más bien mi silla, se encontraba  a pocos metros del cuadrilátero cerca de las estructuras de acero que se encuentran próximas a las cuatro orillas del ring, un lugar privilegiado donde se puede tomar cerveza viendo un supremo espectáculo entre dos titanes del boxeo.

Si bien para cualquier persona este combate hubiese sido muy interesante, lo es mucho más para alguien que verdaderamente conoce al deporte y entiende lo que es el boxeo arriba de un cuadrilátero, así como todo aquello  que es la preparación para una pelea profesional.

Lo primero que se debe de hacer empieza desde los vestidores, donde se debe de llegar con buen tiempo de anticipación  para llevar acabo todos los procedimientos que se deben de hacer, tal y como es vestirse; hacer el vendado de las manos; colocar los guantes; hacer prácticas de última hora como son las combinaciones clave tanto de ataque – para dañar los puntos débiles del oponente- como de defensa –para bloquear los golpes potenciales del oponente a quien se tiene muy bien estudiado. Todo esto mientras en el monitor de arriba se encuentran las peleas previas a la propia (cuando se tiene la estelar).

Después de todo esto, vienen varios minutos de silencio donde el peleador está repasando sus combinaciones en la cabeza además de estar controlando las emociones negativas que puedan surgir en este tiempo, como es el nervio del combate, la cámara y los millones de espectadores quienes estarán viendo en sus monitores o en la arena.  Una gran motivación, es el recordar los millones de dólares que entraran a su bolsa al final de la pelea.

Después viene la salida al cuadrilátero y la presentación de los peleadores,  aquí los peleadores ya no escuchan ya que por lo general ambos están ya dentro de la pelea.

Tras sonar la campana, lo primero que hacen ambos peleadores es tantear el terreno y estudiar cuidadosamente a los movimientos del rival, algo que por lo general dura los primeros dos asaltos de la contienda antes que comience la verdadera conversación entre los golpes.

Cuando esto sucede, los peleadores deben de tener un entrenamiento mental para manejar la energía, lo que significa poder subirla al máximo y bajarla con facilidad lo que causa explosiones y sobriedad.

Esto es tan solo una fracción de lo que tiene que hacer un peleador durante su contienda.

Tu hijo puede estar sufriendo bullying y no lo sabes

El bullying ha existido desde tiempos inmemoriales, sólo que ahora tiene un nombre rimbombante para decir que a alguien lo molestan, lo hostigan y/o lo insultan. Hay etapas en la vida que esta puede ser una situación que puede sobrellevarse, pero para los niños pequeños de primaria o adolescentes de secundaria, puede ser algo que los orille a cometer algo de lo que se podrían arrepentir, como cometer suicidio o una masacre como las que ya se han visto en algunos países como Estados Unidos. Por eso hay que estar alertas a las señales, que a veces son muy marcadas pero otras el menor las esconde para no darle más problemas a sus padres.

Para evitar tener que estar al pendiente de las actitudes de tu hijo esperando a que te dé algún tipo de señal de que está deprimido, enojado o frustrado porque lo molestan en la escuela, lo que tienes que hacer es abrir los canales de comunicación, acercarte a él para demostrarle que cuando tenga cualquier problema del cual no crea que es capaz de salir por sí solo, se acerque a ti a pedirte un consejo o solamente a desahogarse. Pero tienes que darte cuenta si es demasiado tarde para eso, ya que aunque intentes mejorar la comunicación, debes tener cuidado por si ya hubo algún indicio de sufrimiento.

Como les comentaba, las señales pueden ser mínimas y pasar desapercibidas, también el error que algunos cometen es creer que el estado de ánimo del pequeño es sólo por un mal día en la escuela, una mala calificación o por un regaño que recibió, por lo que damos por sentado algo que quizá va más allá de las notas escolares. Éstas pueden servir de prueba para saber si tu hijo tiene un problema, ya que si ves que van a detrimento debes encender los focos rojos e investigar lo que le sucede. En cambio, si tiene excelentes calificaciones pero lo notas apagado o triste, podrías preguntarle lo que sucede, ya que podría sufrir bullying o sólo sentirse demasiado presionado por tus exigencias. Ambas puedes ayudar para corregirlas.

Es normal que los niños y los adolescentes, más estos últimos, se encierren en sus cuartos para jugar, ver la televisión, platicar con sus amigos y amigas o sólo porque quieren estar solos; pero si se convierte en una constante hay que poner reglas de no cerrar con seguro o estar dando vueltas para ver cómo están. Esto ayudará a encontrar la razón por la que se encierran y determinar si necesitan hablarlo o puedes dejarlo pasar pero sin descuidar al menor.

En cualquier momento del día se puede presentar alguna señal, por lo que debes enseñarles a tus sentidos a estar preparados ante cualquier alerta. Por ejemplo, si a la hora de la comida ves que tu hijo dejó el postre o la carne, porque dejar los vegetales podría ser algo normal en gente de esa edad… ¿pero el postre? ¡Es helado! Quizá tu hijo tiene sobrepeso y lo molestan mucho en su escuela, le avientan objetos mientras está sentado en su pupitre o lo llaman cerdo, por lo que ya no quiere comer, así que mejor ayúdalo a que llegue a su peso ideal con una dieta nutritiva y balanceada y se detenga el bullying.

Cuida lo que tus hijos hacen en internet

Para mí internet era el lugar donde los niños veían videos, chateaban con sus compañeritos, buscaban imágenes, jugaban videojuegos y hacían la tarea; quizá en ocasiones les ganaba la curiosidad y buscaban algún sitio para adultos. Pero la red está llena de páginas extrañas que jamás pensé que existieran fuera de los programas de televisión que siento que a veces exageran con su contenido. Pues la historia que quiero contarles es lo que mi hijo y dos de sus amigos estaban viendo.

Le compré una Lenovo IdeaCentre a mi hijo, pues me dijo que necesitaba mejorar la computadora que tenía para la escuela, así que como hacía tiempo que no se la renovábamos acepté su petición y se la cumplí. No necesitaba estar cuidando lo que veía, ya que confiaba en él y no me había dado indicios para desconfiar. Hasta que un día llegaron sus amigos a la casa. Con la intención de presumir su nueva computadora los invitó a comer y a jugar. Tras terminar con sus alimentos se fueron a su cuarto y de ahí no salieron.

Decidí llevarles refrescos y unas palomitas para que botanearan y al entrar me sorprendió ver cómo mi hijo cerró con rapidez la laptop, impidiendo que yo me percatara de lo que estaban viendo. Decidí dejarlo para más al rato u otro día, para no exhibirlo frente a sus amigos. Les dejé lo que les lleve y salí, cerrando de nueva cuenta la puerta. Por la noche, ya sin sus invitados, le pregunté que por qué había cerrado la computadora en cuanto yo entré al cuarto. Su pretexto fue que se había trabado y que así le dijeron que reaccionaba más rápido, obviamente no me lo creí, pero para no alertarlo más preferí esperar que llegara mi hijo mayor, para que me ayudara a descubrir lo que estaba haciendo.

Mi hijo más grande aceptó ayudarme, así que cuando se fue a dormir su hermano entramos por la laptop y lo primero con lo que nos topamos fue con una contraseña, nunca antes había puesto contraseña en alguna de sus computadoras, ahora sí. Con sus habilidades y conocimientos en sistemas, mi hijo mayor logró entrar a la sesión y comenzó a ver el historial. Lo que nos causó extrañeza es que había links de varias salas de chats y había creado una cuenta de Skype, a la cual conseguimos entrar y vimos varias conversaciones que me pusieron los pelos de punta.

Mi hijo menor tiene 15 años y estaba platicando con un par de niñas, una de 13 y otra de 15. La menor le había mandado fotos de ella en poses sugerentes, otras donde le mandaba besos y habían tenido una videollamada. Eso me preocupó, pues uno de mis sobrinos está metido en problemas legales debido a que alguien expuso unas fotografías de una de sus compañeras, menor de edad, desnuda. Lo que se considera difusión de pornografía infantil, por lo que podría enfrentar algunos años de cárcel.

Con la de 15 años no había tenido videollamadas, pero sí le había enviado fotos de él desnudo, mostrando su rostro, en cambio la jovencita no le envió ninguna pese a la insistencia de mi hijo, por lo que su hermano y yo coincidimos de que era un hombre o una mujer haciéndose pasar por una menor.

Inmediatamente confisqué la computadora pese al malestar de mi hijo, le expliqué los problemas en los que se podía meter, desde personales hasta legales. Y desde ese entonces cuido cada movimiento que realiza bajo mi techo, y así será hasta que cumpla la mayoría de edad, donde se supone tiene la capacidad para decidir si lo que va a hacer está bien o mal.

Siempre expresa tus emociones

Como todo en la vida, hay muertes que son más impactantes para nosotros que otras. No es lo mismo perder a un padre o una madre que aun tío lejano, o a un hermano que a un primer que sólo veíamos en diciembre. Dependiendo nuestra pérdida, será más fácil o difícil el camino que tengamos que recorrer hasta lograr superarlo o aprender a vivir con ello de la mejor forma posible y que no afecte nuestro día a día.

No soy un experto en tanatología ni mucho menos, pero hace un par de meses perdía a mi abuela, la madre de mi mamá y quien era como una segunda madre para mí, pues viví con ella por 17 años y siempre estaba al pendiente de mí, me daba consejos, me regañaba cuando hacía las cosas mal, me hacía de comer, platicábamos, reíamos y salíamos a caminar una o dos veces a la semana. Así que cuando me notificaron de su muerte, sentí que una parte de mi corazón se rompió y no volvería a estar en su lugar, una parte de mi alma la siguió al cielo. Así que quiero compartirles cómo salí delante de esta pérdida.

Al enterarme del fallecimiento de mi abuelita yo me quedé como pasmado, no tuve una reacción explosiva como gritar o soltarme a llorar, simplemente abrí los ojos como platos, mantuve mi volumen de voz normal y salí corriendo de la universidad para ir a mi casa. Durante el camino pasaba por mi mente el día que busqué en internet ‘pie diabético tratamiento’ y me advertían de que la muerte podría suceder, del día que le grité, cuando la escuchaba reír y pensaba que estaba llorando, etc. Al llegar, seguía tendida en el sillón pero ya cambiada de ropa. La vi y mis emociones habían desaparecido, no lograba llorar, quizá mi cerebro pensaba que estaba dormida y en algún momento despertaría. Pero al verla salir en el ataúd supe que ya no iba a volver jamás. Mi vida se desquebrajaba, todo se caía a pedazos, pero lo que no caía eran las lágrimas.

Tras enterrarla volví a casa, al entrar y ver su cuarto vacío todo lo que tenía contenido salió, así que decidí no detenerme y comencé a llorar como nunca en la vida. Gritos llenaban la habitación de mi abuela, lágrimas inundaban mi rostro y el pecho se me vaciaba. Esto me ayudo para expresar todo lo que me había aguantado intencional o inconscientemente, pero el quedarte con un sentimiento atrapado no es bueno, así que déjalo salir, cuando sea el momento adecuado éste saldrá solito.

No importa el tiempo o el lugar, pero siempre expresa tus emociones, no las calles, quizá cuando te decidas a decírselas ya sea demasiado tarde. Yo siempre le dije a mi abuela que la quería, pero quizá no fui tan insistente en lo importante que era para mí y que era fundamental en mi vida. Quizá por eso no lloré, porque anhelaba decirle todo eso y cuando ya no pude, la rabia y la tristeza se combinaron como pólvora y fuego para explotar.

¿Cómo decirle a mi jefe que voy a renunciar?

Es muy común que la primera vez que vas a renunciar a un trabajo te entre el pánico por saber qué le vas a decir a tu jefe. No quieres que se moleste contigo o que piense que te vas por las razones equivocadas, pero quieres ser firme en tu decisión y quieres que se refleje a través de las palabras. Así que si llegaste a este artículo esperando saber las palabras exactas, estás en lo correcto, pues te escribiré textualmente como es que yo renuncié a uno de mis empleos, en el que ya llevaba más de seis años.

Sé que hay otros blogs donde te dan consejos para salir de donde estás de la mejor manera posible, pero muchas veces un ejemplo vale más que mil consejos, por eso me atreveré a transcribir mi experiencia. Cambiaré los nombres para que no tener algún tipo de problema. Yo seré Jaime y Fernando mi jefe. Recuerda que esta situación puede variar según las personalidades de cada quien y los motivos de tu partida. Además trataré de resumirla y sólo me enfocaré en el inicio y las preguntas principales que me hizo.

JAIME: ¿Tienes un momento Fernando? Me gustaría platicar contigo

FERNANDO: Adelante. ¿Qué pasó?

JAIME: No sé cómo empezar…

FERNANDO: ¿A dónde te vas?

JAIME: Bueno, antes me gustaría agradecerte por la oportunidad que me diste de poder trabajar aquí, lo disfruté mucho pero creo que es hora de cambiar de aires. Y pues me voy a…

FERNANDO: ¿Por qué te vas?

JAIME: Creo que mi ciclo aquí se terminó, tengo algunos sueños y metas que quiero cumplir y aquí no podré hacerlo.  Además encontré un lugar en el que me permitirá combinar la profesión con mi familia, ya que con el horario que tengo aquí y la distancia, se me había complicado pasar tiempo con ellos. Era imposible no aceptar.

FERNANDO: ¿Hay algún modo en el que podamos conseguir que te quedes?

Quiero hacer un breve paréntesis aquí, ya que es una pregunta de doble filo. Así que debes conocer bien las razones por las que decidiste renunciar, ya que si respondes aquí que quizá un aumento de sueldo te convenza, sepan que lo que antes le dijiste es mentira y simplemente te vas porque quieres más dinero. Podrías conseguirlo o no, eso dependerá de tu jefe.

JAIME: No, bueno sólo si pasan sus oficinas a donde me voy jajaja Hay unas oficinas en renta que podrían ocupar jajaja. Hablando en serio, no me voy por dinero Fernando ni por un ascenso. Estoy viendo más por ir en busca de sueños que tengo pendientes y de paso aprovechar para pasar más tiempo con mi familia, a la que tengo muy olvidada.

FERNANDO: Pues mucha suerte, tu trabajo aquí habla por ti, siempre bien hecho. Éxito y si necesitas carta de recomendación, dime y te la redactamos.

JAIME: Muchas gracias Fernando. Y de verdad, gracias por la oportunidad de aprender y crecer con ustedes, espero nos veamos en un futuro.

Y así fue como renuncié. Espero te sirva haber leído algún ejemplo y te des una idea de cómo iniciar. Recuerda que no es una táctica infalible, puede llegar a fallar, siempre dependerá de la interacción de ambos.