Ideas para cuidarse entre vecinos

Hace algunos meses la calle donde vivo comenzó a ser invadida por jóvenes que sólo iban a las esquinas a tomar alcohol y algunas casas sufrieron de robos, por lo que todo se conectaba que los chicos que se reunían a embriagarse, en realidad podrían haber sido quienes daban el llamado a sus cómplices para avisarles qué casa estaba vacía o en cuál habían personas indefensas. Y así sucedieron una serie de robos a casa habitación y por más que llamamos a la policía no lograban evitarlos, por eso decidimos hacer juntas vecinales para proponer soluciones ante la inseguridad en la que vivíamos.

Llegamos a la conclusión de que si no nos cuidábamos entre nosotros, nadie lo haría, por lo que hacía falta confiar en cada uno de nosotros para que todo lo que hiciéramos tuviera un impacto positivo. La primera acción que tomamos fue colocar un par de cámaras en la casa de una de las vecinas, quien sería la encargada de revisar los videos cuando sea necesario. Elegimos su casa porque está justo en medio de la calle principal y los aparatos tenían el alcance suficiente para darnos buenas vistas de varias cuadras hacia arriba y hacia abajo.

Pero para complementar esta idea hacía falta un método para comunicarnos cuando necesitáramos ayuda o quisiéramos espantar a alguien que sólo estuviera merodeando por los hogares. Así que establecimos alarmas, las cuales son activadas cuando apretamos uno de los botones de los controles que nos dieron por familia. De dos a tres controles tenían en cada casa y los cuales se podían dejar en el hogar o cargarlos como si fuera un llavero. Un botón es verde y hace sonar de forma leve la alarma y otro es rojo para darle mayor intensidad. Así que en cuanto sonara nos asomaríamos por las cortinas de las ventanas o por la puerta principal a la calle y avisaríamos lo que estuviera pasando en un grupo de vecinos que tenemos.

Esto ha funcionado de gran forma, ya que cuando hay jóvenes que nunca habíamos visto por la colonia, apretamos la alarma y algunos se espantan y se van, pero los que deciden quedarse, a veces son interrogados por una patrulla que al escuchar la alarma decidió acercarse para saber lo que estaba sucediendo. Sin embargo, tiene sus partes negativas esta alarma, pues si hay niños en casa y se deja a su alcance el control, puede haber falsas alarmas, lo que sólo espanta a los vecinos, sobre todo a aquellos que son de la tercera edad.

Es turno de que en tu colonia se pongan de acuerdo en las medidas de seguridad que pueden poner en práctica por si la policía no hace nada ante la ola de inseguridad que pudieran estar viviendo. Como dijimos en una de nuestras pláticas, si nosotros no nos cuidamos como buenos vecinos y esperamos a la policía, será muy tarde y los ladrones se acostumbraran a vernos como presas fáciles y no cesarán en sus actos vandálicos  y seguirán entrando a sus casas para robarse las pertenencias que con tanto trabajo se han hecho.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *